SERastrónomo: 6) Cometas

Os comparto la sexta entrada de SERastrónomo, en la cual vamos a hablar sobre generalidades de los cometas, estos misteriosos cuerpos que a menudo nos realizan una visita. Os dejo el enlace a la emisión y las últimas entradas en las que hemos hablado de distintos cometas que están ahora rondando nuestro planeta:

SERastrónomo – Episodio 6 (Cometas)


El cometa 41P/Tuttle-Giacobini-Kresak

C/2017 E4 (Lovejoy), un cometa sorpresa

Cazando el asteroide 2014 JO25

Finalmente las nubes decidieron dar un respiro, y el asteroide 2014 JO25 se dejó ver de una manera bastante aceptable. Lo busqué sobre las 22:00, momento en que se encontraba cerca de la galaxia M51. Gracias a la aplicación SkySafari no fue difícil ir saltando de estrella en estrella hasta dar con el intruso. Allí aparecía, como un diminuto y débil punto, que a los 3 minutos ya se había movido de su sitio, incluso observado a bajo aumento. Lo observé a 50 aumentos con el NextStar 102 SLT, y pude ver cómo la gran piedra iba atravesando el campo del ocular, usando una brillante estrella como referencia. Más de 600 metros de diámetro a una distancia de casi 2 millones de kilómetros… Me repetía continuamente esos datos para ser consciente de lo que estaba viendo. Hoy, con más tiempo, he podido al fin pasar los dibujos a limpio, mostrando claramente el paso de este asteroide que nos ha visitado de manera tan fugaz.

2014 JO25 total.png

Y aquí os adjunto un gif que he hecho con las 5 observaciones, en el que podemos apreciar el camino que hizo el asteroide en apenas 18 minutos:

picasion.com_59379fcf290c6c8ec7788d035c30af7b.gif

Por cierto, ayer la NASA obtuvo la siguiente fotografía del asteroide con una antena de radar de 70 metros. Podemos apreciar lo peculiares que pueden llegar a ser los cuerpos que nos rodean. 2014 JO25 muestra una interesante forma bilobulada, completando un giro sobre sí mismo cada 5 horas. Ponemos así el broche final a este vecino, volviendo por nuestra parte a las lejanas galaxias que nos esperan ahí arriba.

Foto 2014 JO25.jpg

El acercamiento del asteroide 2014 JO25

A estas alturas todos hemos oído hablar de la gran “piedra” que mañana, 19 de abril de 2017, pasará “rozando” nuestro planeta… Por suerte, también han aparecido artículos menos sensacionalistas explicando la benignidad de este suceso y  las verdaderas dimensiones de este acercamiento. Vamos a hacer un breve resumen en el blog, y también daremos algunas nociones para los que quieran verlo con su telescopio en directo.

Pues bien, 2014 JO25, como se ha nombrado a este asteroide, es un fragmento de roca que alcanza los 650 metros de diámetro, lo cual es bastante considerable si tenemos en cuenta los que normalmente pasan cerca nuestra. De hecho, el último asteroide de tamaño similar que visitó nuestras inmediaciones lo hizo en 2004 y, de la misma manera, no puso en peligro a ningún ser humano. En los momentos de mayor alejamiento llega a superar, por poco, la órbita de Júpiter, para después volver rumbo al Sol, cerrando un nuevo ciclo que seguirá ocurriendo de manera indefinida. Mañana pasará a la corta distancia de 1.75 millones de kilómetros de nosotros, más de 4 veces la distancia que separa a la Tierra de la Luna. Sí, casi 2 millones de kilómetros es la cifra que las fuentes alarmistas usan para aumentar sus visitas… En fin, pero a nosotros nos interesa la parte más práctica, de manera que podemos decir que el asteroide rondará la décima magnitud, con lo cual será fácilmente distinguible con pequeños telescopios, e incluso con prismáticos si observamos desde lugares bien oscuros. El único requisito es disponer de un buen atlas celeste y una buena orientación. Os adjunto el siguiente esquema en el que se puede ver el paso de 2014 JO25 a través de la constelación Canes Venatici, introduciéndose en Coma Berenices a medida que transcurre la noche. Su velocidad aparente en el cielo llegará a ser de unos 3 grados por hora, lo cual es perfectamente distinguible a través de telescopios y a altos aumentos. Aconsejo hacer un dibujo plasmando las estrellas más cercanas y volver a observarlo unos minutos después, registrando la nueva posición del asteroide y, por supuesto, la hora de observación. Especialmente interesante será el paso del asteroide a unos 40 minutos de arco de beta Comae Berenices, una estrella que guarda enormes similitudes con nuestro sol. Este acercamiento tendrá lugar a las 4 de la madrugada, así que hará falta un esfuerzo para poder verlo, aunque podremos observar el asteroide desde que se ponga el sol. Para los observadores de este evento, hay que tener en cuenta que la hora que viene indicada en la imagen que os adjunto está dada en horario universal, de manera que tenemos que sumar 2 horas para obtener nuestra hora local.

track_of_2014_jo25_extract_9th-magnitude_678x800

Las nubes son las únicas que nos pueden estropear la observación, así que cruzaremos los dedos para que nos dejen disfrutarla, aunque sea durante unos momentos.

SERastrónomo: 5) Semana Santa y Astronomía

Os adjunto el enlace de la quinta sesión del programa SERastrónomo, en el que hablamos de la liosa relación entre el ciclo lunar y la Semana Santa. En el siguiente enlace podéis escucharlo:

SERastrónomo – Episodio 5 (Semana Santa y Astronomía)

Por cierto, esquematizo aquí la adjudicación de la fecha a esta festividad, es más fácil verlo escrito que oírlo:

-Entrada a la primavera (21 de marzo)

-Siguiente luna llena (Pascua judía)

-Próximo domingo a dicha luna llena – Domingo de Resurrección

Más y más cometas de primavera

El pasado 3 de abril observé el cometa C/2017 E4 (lovejoy) desde la terraza de mi casa, pudiendo adivinar una fina y tenue cola. A la mañana siguiente, ayer, decidí volver a salir a un lugar más oscuro, para intentar cazarlo con un Dobson de 250 mm y una focal de 1200 mm. La calidad del cielo me ofreció una imagen mucho más impresionante, pudiendo apreciar mejor la forma arriñonada de su coma gaseosa, así como una cola más larga aún, especialmente con visión periférica. Seguiremos atentos a su evolución, a ver si nos muestra más detalles y nos vuelve a sorprender:

C.2017 E4 lovejoy 2.png

No obstante, este cometa no es el único que podemos apreciar en el cielo. Ya hablamos hace poco del 41P/Tuttle-Giacobini-Kresak, ese cometa que suele sufrir algún que otro estallido. Le eché un vistazo antes de pasar al siguiente objetivo, vislumbrando una imagen similar a la de días previos: una gran esfera visible con prismáticos, una nube difusa con su centro brillante y un halo deformado en dirección opuesta al sol. Captar su fina cola supondrá un interesante desafío cuando la luna no sea un impedimento. El cometa C/2015 V2 (Johnson) fue el siguiente de la lista. Es un cometa nuevo, de largo período, que proviene de la lejana Nube de Oort. Desde el año 2015, apenas visible con CCD, ha ido acercándose paulatinamente hasta suponer, hoy en día, una bonita visión a través de cualquier telescopio. El 5 de junio se acercará a unos 120 millones de kilómetros de la tierra, mientras que su perihelio (momento más cercano al sol) será el 12 de ese mismo mes. Aunque ahora presenta una magnitud que ronda la novena, es previsible que vaya ascendiendo hasta alcanzar la séptima magnitud, y su cola irá creciendo ostensiblemente a medida que el sol peine su cabellera.

Visible con prismáticos como una pequeña estrella borrosa, busqué al cometa sin saber muy bien qué vería. Me sorprendió, de entrada, su brillante núcleo central, redondeado, pero aun más su definida cola que se prolongaba unos 10 minutos de arco. Conforme fijé la mirada me llamó la atención que la cola aparecía curvada hacia un lado, añadiendo a su aspecto un interesante cariz. Posteriormente pude comprobar, observando fotografías, dicha curvatura, lo cual no hace más que aumentar las ganas de observarlo más cerca de su perihelio.

C.2015 V2 Johnson

Por cierto, como colofón de este período verdaderamente activo de cometas, cabe decir que el 4 de abril se detectó un estallido en el cometa C/2015 ER 61 (PANSTARRS), que aumentó bruscamente hasta presentar una magnitud entre 6 y 7,  fácilmente visible con prismáticos. Hablaremos de este cometa en otra ocasión, probablemente cuando la luna se vaya retrayendo y el cometa sea aun más brillante…

SERastrónomo: 4) Las Pléyades

Tenemos ya disponible la cuarta entrega de SERastrónomo, el programa de Cadena SER Guadix en el que damos algunas pinceladas sobre diversos temas relacionados con la astronomía.

SERastrónomo – Episodio 4 (Las Pléyades)

En esta ocasión el protagonista es esa llamativa agrupación de estrellas que conocemos como las Pléyades. Os dejo el enlace al artículo que escribí hace meses en el que podréis encontrar información referente a esta familia estelar.

Las Pléyades

beb3da4c3bb6b10a808dfc4376f99b96-1824x0_q100_watermark_watermark_opacity-10_watermark_position-6_watermark_text-copyright-giulio-ercolani

C/2017 E4 (Lovejoy), un cometa sorpresa

Terry Lovejoy, un cazador de cometas australiano, descubrió el pasado 9 de marzo un nuevo cometa, que recibió el nombre de C/2017 E4 (Lovejoy). Era un cometa de largo período, probablemente en su primera visita al centro de nuestro sistema solar y, con bastante seguridad, su última. La magnitud en esa fecha era de 15, y su máximo, un mes después, no se esperaba mucho mayor, estimándose una magnitud poco mayor de 13. Sin embargo, hace una semana el cometa experimentó un súbito aumento de su brillo, un fenómeno conocido como outburst o estallido, y llegó a alcanzar la octava magnitud, pasando de ser claramente visible con prismáticos. Estos últimos días el cometa ha seguido aumentando paulatinamente su brillo, a medida que se acerca al sol, y hace gala de una fina y larga cola iónica.

Para ver el cometa debemos darnos prisa, pues se acerca rápidamente hacia el sol y en poco tiempo dejará de ser visible, pudiendo incluso ser destruido por la acción de nuestra estrella. Esta mañana lo observé a las 6:00, situado cerca de M15 en la constelación de Pegaso. Tuve que observarlo por encima de los tejados que se ven desde mi terraza, con mi refractor NextStar 102 mm, su visión sería aún mejor desde cielos más oscuros. No me fue difícil localizarlo a partir de epsilon Pegasi, también conocida como Enif, ya que era fácilmente visible con mis prismáticos de 15×70 mm. Lo comparé con M15 y tuve que admitir que ambos tenían mucho en común, compartiendo forma y magnitud. Luego me asomé al telescopio, pudiendo apreciar un núcleo muy brillante, pequeño, con cierta forma ovalada. A su alrededor la coma se disponía con dos regiones diferencias, una más interna y brillante, y un halo externo más débil, en el que se podían adivinar algunas irregularidades. Al cabo de varios minutos pude apreciar, momentáneamente, una débil y delicada cola que ascendía discretamente desde el centro del cometa, perdiéndose al cabo de unos 5 minutos en un fino hilo. Fue el detalle, la guinda del pastel, y el motivo para visitar otra vez a este cometa antes de que su camino se vea finalmente truncado por el sol.

Cometa 2017 E4 Lovejoy.png