Familia lejana (Sextans B)

En ocasiones es difícil establecer los límites, y cuando hablamos del universo y de objetos extremadamente débiles puede serlo aún más. Nuestro Grupo Local se encuentra presidido por la Vía Láctea, Andrómeda y la Galaxia del Triángulo, acompañados por una cincuentena de galaxias menores cuyo camino se ve influenciado por las mayores. En este contexto, definir la frontera no es algo fácil, de manera que hay algunas galaxias que se sitúan en este límite impreciso. Es el caso de Sextans B, también conocida como UGC 5373, una galaxia irregular que se encuentra a 4.4 millones de años luz de la Vía Láctea, en dirección opuesta a M31. Se encuentra débilmente atraída por nuestra galaxia, y durante un tiempo se consideró ajena a nuestra familia de galaxias.

Sextans B

Sextans B forma pareja con otra galaxia irregular denominada Sextans A, y parece estar asociada también a otras dos galaxias, NGC 3109 y la Enana de Antlia. Está formada por estrellas extremadamente antiguas, como puede saberse al conocer su baja metalicidad: sus estrellas se formaron en una época en la que todavía no se había formado una cantidad importante de elementos pesados. Presenta una población de estrellas bastante homogénea, sin brazos ni otros elementos llamativos. Se estima que tiene una masa de unas 200 millones de masas solares, siendo una cuarta parte constituida por hidrógeno neutro. Sextans B carece de grandes regiones de formación estelar. En ella, al igual que en otras galaxias irregulares, la proliferación de estrellas tiene lugar en forma de pequeños brotes bastante separados en el tiempo. En el momento actual es una galaxia tranquila, un lejano miembro de nuestro grupo que permanece ajeno a los tejemanejes que nos traemos en las regiones más internas.

Podemos buscar Sextans B a partir de las patas delanteras de Leo, saltando de estrella en estrella hacia el sur. El campo no es especialmente rico, lo cual puede facilitar un poco su localización. Su magnitud de 11.9 se dispersa por unas dimensiones de 5.9 minutos de arco de longitud, teniendo un brillo superficial bastante bajo, por lo que tendremos que disponer de cielos oscuros para poder disfrutar de esta galaxia. Aparece como una nubecilla muy tenue y dispersa, alargada, formando un triángulo con otras dos estrellas. Una tercera estrella se adivina en el mismo borde de la galaxia, brillando débil y confundiéndose, por momentos, con alguna brillante región HII. Ni un núcleo más definido ni otros detalles son visibles en este universo, pero el hecho de poder verlo ya supone una pequeña hazaña.

Sextans B.png

El Huso celeste (NGC 3115)

El Sextante es una constelación que cabalga a lomos de Hidra y se encuentra bajo la brillante estrella Regulus, de Leo. Es una agrupación de estrellas muy discreta, tan débil que su estrella más brillante, alfa sextantis, tiene una magnitud aparente de 4.48. Aun así, el Sextante tiene algunos objetos interesantes que mostrar, destacando en cuanto a cielo profundo, sin duda, NGC 3115, conocida también como la Galaxia del Huso.

NGC 3115 es una galaxia que trajo consigo cierta confusión. Desde un comienzo fue considerada una galaxia de tipo elíptica, más concretamente E7. Recordemos que este tipo de galaxias adquieren un número tras la letra “E” que hace referencia a la elongación visible, de manera que una galaxia E0 es perfectamente esférica. Podemos deducir, por tanto, que NGC 3115 es enormemente alargada, algo perfectamente visible en cuanto a sus dimensiones aparentes, de 7.2 x 2.5 minutos de arco. Sin embargo, tras muchos años considerando a NGC 3115 como una elíptica, se encontró que presentaba un disco y un engrosamiento central a modo de bulbo con una alta concentración de estrellas. De esta manera se reclasificó como una galaxia lenticular, ese tipo de galaxias a medio camino entre elípticas y espirales que comparte características de ambos. NGC 3115 se encuentra a unos 30 millones de años luz de distancia y es una pequeña galaxia cuyo diámetro se estima en unos 30.000 años luz.

NGC_3115.jpg

En 2011 fue testigo de un importante avance en el campo de los agujeros negros. Desde antes ya se conocía la existencia de un agujero negro supermasivo en el núcleo de NGC 3115, pero no fue hasta ese año cuando se obtuvo la imagen más reveladora y con mayor detalle de los efectos directos de estos objetos, gracias al telescopio Chandra, en rayos X. Se observó la masa de gas que rodea al agujero negro, el conocido como disco de acreción, que se va calentando a medida que se acerca al centro y emite radiación en distintas longitudes de onda. Se pudo comprobar que, a una distancia de 700 años luz del centro del agujero negro, la temperatura ascendía a niveles muy elevados, localizando a esa distancia el conocido como “radio de Bondi”. Mediante cálculos variados se llegó a la conclusión de que el agujero negro tenía una masa de 2.000 millones de soles, convirtiéndolo en el agujero negro tan masivo más cercano a nuestra galaxia.

NGC 3115 es una galaxia brillante, alcanzando la magnitud 9.9. Es visible en el buscador si la noche es oscura, a modo de diminuta mancha un poco alargada. Al telescopio es cuando revela su verdadera estructura. Su gran brillo superficial nos permite usar aumentos elevados, de manera que la primera vez que la observé lo hizo a 300 aumentos. La galaxia ocupaba entonces casi la mitad del campo del ocular con un centro brillante y pequeño, redondeado, enmarcado en el centro de un prominente engrosamiento que se estrechaba a medida que se acercaba a los extremos afilados. Este bulbo era más brillante que el resto del disco, y tras tener la vista bien adaptada pude percibir, con visión lateral, dos líneas que destacaban saliendo del núcleo, una hacia cada lado, en dirección a los extremos, durante unos 2 minutos de longitud. NGC 3115 es, sin duda, una de las galaxias de perfil más atractivas que podemos observar en primavera, en una zona poco conocida pero que bien merece una visita de vez en cuando.

NGC 3115.png