NGC 6939, entre fuegos artificiales

El principal motivo de que conozcamos a NGC 6939 es el lugar que ocupa en el cielo, pues forma una espectacular pareja con la famosa galaxia de los fuegos artificiales, NGC 6946. En la siguiente imagen podemos contemplar ambos portentos del cosmos, tan distantes entre sí a pesar de su aparente cercanía:

NGC 6939 fue descubierto en 1798 por William Herschel, a la par que su galaxia compañera. NGC 6939 es un ostentoso cúmulo abierto que se encuentra a unos 5.700 años luz de distancia, elevándose unos 1.500 años luz sobre el plano galáctico. Está formado por unos 300 miembros y, con solo verlo, uno puede intuir que no es especialmente joven. De hecho, su edad se ha estimado en unos 1.000 millones de años, bastante avanzada para ser un cúmulo abierto. La mayoría de estos objetos tienen una edad que oscila entre unos pocos millones y los 500 millones de años: por encima de esta edad se merecen un fuerte aplauso, ya que no debe ser precisamente fácil aguantar unidos tanto tiempo (aun así, siempre hay cúmulos más ancianos, como ocurría en el caso de Berkeley 17). La edad de NGC 6939 se ha podido estimar, entre otros, gracias a la presencia de una binaria de contacto. Este tipo de objeto,  cuyo prototipo es la estrella W Ursae Majoris, es un sistema doble en el cual las dos estrellas están compartiendo sus lóbulos de Roche. De hecho, están tan cercanas entre sí que su silueta se deforma, aparentando ser gotas de agua cuyo extremo apunta a su compañera. Para que se formen estos sistemas el cúmulo necesita un tiempo determinado: en los cúmulos más añosos, de más de 8.000 millones de años luz, podemos encontrar hasta 8 binarias de contacto. En el caso de NGC 6939 se  ha encontrado una pareja de este tipo, lo cual va en consonancia con su edad estimada en mil millones de años.

NGC 6939 es visible con prismáticos como una débil mancha que comparte campo con la galaxia NGC 6946, aunque será al telescopio cuando reluzca como se merece. Personalmente me recuerda enormemente a otros cúmulos como NGC 7789 o NGC 2359, objetos con una edad también avanzada (1.6 mil  millones y 2 mil millones de años, respectivamente). A bajo aumento aparece como una nube de unos 10 minutos de arco de diámetro en cuya superficie hierven multitud de estrellas, la mayoría de similar brillo. Al usar mayores aumentos se vislumbra una treintena de ellas con facilidad, si bien con un poco de paciencia muchas otras comienzan a hacer su aparición, de manera que a los pocos minutos tenemos un enjambre de hasta cien diminutas estrellas, todas en consonancia, habitantes de una antigua civilización del brazo de Perseo. Tres astros destacan en el extremo suroeste, pero en general se respetan entre sí, inmersas todas en un campo extremadamente rico.

NGC 6939.png

 

Dos por el precio de uno (NGC 6052)

La constelación de Hércules guarda un buen número de objetos interesantes para observar cuando estemos bajo las condiciones ideales. Este verano pude disfrutar de un peculiar y pequeño que se esconde junto a una de las piernas del héroe griego, cerca dela Corona Boreal.

ngc_6052

Descubierta en 1864 por Albert Marth, ha habido cierta confusión con NGC 6052, un objeto descrito por William Herschel casi un siglo antes cuyas coordenadas eran similares (fue catalogado entonces como NGC 6064), si bien hoy persiste cierta ambigüedad, por lo que no debemos extrañarnos si algún atlas lo describe como NGC 6064. Este objeto llamó la atención de Halton Arp, que lo describió como una galaxia irregular y la catalogó como Arp 209. Fue en la segunda mitad del siglo XX cuando se vio que NGC 6052 era en realidad el resultado de una colisión entre dos galaxias espirales de avanzada edad. Como consecuencia de este encuentro, los brazos han salido despedidos en todas direcciones, formando una maraña en la que es imposible encontrar orden alguno. Multitud de regiones HII, zonas brillantes y azuladas en la fotografía, se han formado a raíz de la interacción entre las grandes masas de gas que tenía cada galaxia, motivando una enorme oleada de formación estelar.

La distancia a estas galaxias se estima en unos 230 millones de años luz, así que no nos deberá extrañar que presenten una magnitud en torno a 14 y un tamaño aparente muy pequeño, que no llega a superar el minuto de arco. Por suerte, su brillo superficial es de 11.6, permitiendo su observación telescopios de 20 cm bajo cielos oscuros. Con mi Dobson de 30 cm pude encontrarla sin problemas y, a bajo aumento, se dejaba ver como una pequeña y tenue mancha. Es un objeto que necesita aumentos elevados, por lo que decidí probar con el ocular de 5 mm (300 aumentos), que no me defraudó en absoluto. Sin apenas perder brillo, NGC 6052 dejó de ser una mancha difusa para comenzar a perfilar una interesante silueta triangular. Levemente alargada, una prolongación perpendicular al eje principal era la responsable de esta forma, que en las fotografías de larga exposición corresponde a una de las zonas de mayor proliferación.

NGC 6052.png

Copa de bronce en Hércules (NGC 6229)

Hace un tiempo hablábamos de M92, un impresionante cúmulo globular que era eclipsado continuamente por M13, su compañero de constelación. Pues bien, en Hércules hay un cúmulo aún más débil y distante que pasa desapercibido a menudo, y con razón, aunque en la siguiente fotografía podemos apreciarlo en todo su esplendor:

NGC 6229 es un cúmulo globular que se encuentra a unos considerables 100.000 años luz de distancia, formando parte de los conocidos como cúmulos del halo galáctico. Su distancia es cuatro veces mayor que la de M13, motivo por el cual no es de extrañar que su compañero se lleve todo el protagonismo. Fue descubierto en 1787 por William Herschel y es un globular de categoría IV, con una concentración relativamente importante hacia el núcleo. Se encuentra a más de 80.000 años luz del núcleo de la Vía Láctea, por lo que no se ha visto influenciado de manera decisiva por las fuerzas internas de la galaxia, permaneciendo ajeno a un tumultuoso aglomerado de estrellas que nacen y mueren en una agitada marea cósmica.

La distancia de NGC 6229 será el principal determinante a la hora de observarlo, ya que es un globular bastante débil. Pese a tener una magnitud de 9.4, la magnitud de sus estrellas es extremadamente tenue, por lo cual resolver algunas de ellas será todo un reto. Aparece en primer lugar como una esfera de unos 4 minutos de arco de diámetro, con un núcleo relativamente brillante en el interior que abarca casi 2 minutos de arco. Media docena de estrellas pululan por la periferia, brillando tímidamente en la lejanía. El núcleo muestra una textura claramente granulosa cuando tenemos la visión adaptada a la oscuridad: no se pueden distinguir sus estrellas, pero sí se adivina la gran densidad de ellas que luchan por hacerse notar desde esos 100.000 años luz que nos separan.

NGC 6229.png

La otra pareja de la Osa Mayor (NGC 5278)

Si llevaras poco tiempo en esto de la astronomía, te enseñara una imagen de la siguiente galaxia y te dijera además que se encuentra cerca de Mizar, en la Osa Mayor, probablemente pensarías que es M51, la famosa galaxia del Remolino:

338_1441_8b50_arp239_hst

No irías muy desencaminado, salvo que su verdadero nombre es NGC 5278 y se encuentra 340 millones de años luz más lejos que la anterior. NGC 5278 es la galaxia principal, una espiral que se encuentra dominada por un prominente brazo que la rodea y la conecta con una galaxia más pequeña, NGC 5279, una espiral barrada que está saliendo más que perjudicada de este encuentro de proporciones colosales. Es mucho más pequeña y sus dos brazos se están deshilachando a merced del arrastre gravitatorio de su compañera. Una bruma engloba ambas galaxias, un inmenso halo compuesto por todas las estrellas y el gas que están desprendiéndose durante el encuentro. El brazo de NGC 5278 es el elemento más característico de la imagen, brillando con una intensa tonalidad azulada llena de condensaciones, fruto de una importante proliferación estelar que ha sido estimulada por la colisión entre ambas. Al igual que ocurría con M51 y NGC 5195, ambas van camino de unirse en unos dos mil millones de años, formando definitivamente una enorme galaxia elíptica sin forma definida.

No esperemos un objeto brillante como M51: su distancia estimada en unos 350 millones de años luz nos pondrá en preaviso de la dificultad de su observación. La más brillante fue descubierta por Wiliam Herschel en 1789, y 40 décadas después su hijo comprobó que una segunda nube se encontraba a su lado, NGC 5279. Halton Arp decidió incluirlas en su catálogo con el nombre Arp p239. NGC 5278 tiene una magnitud  de 13.5, y no olvidemos que es la más brillante de las dos. Aparece como una mancha redondeada, ligeramente alargada, débil y difusa. Para ver NGC 5279 necesitaremos una buena dosis de paciencia y un cielo oscuro. Así, por momentos, podremos apreciar, con visión lateral, una tenue nube, más pequeña, situada junto a la principal. Recuerda ciertamente a la visión que podríamos tener de M51 con un diminuto telescopio, lo cual no es poco cuando hablamos de estas inmensas distancias.

NGC 5278.png

Filamentos en lo más remoto (4ª parte): Abell 2199

Hoy volvemos a viajar a las profundidades del cosmos a completar una imagen que comenzamos hace tiempo, cuando hablamos sobre la Gran Muralla, esa enorme estructura compuesta por millones de galaxias que iban desde Abell 1367, el cúmulo de Leo, a Abell 2151, en hércules, pasando por Abell 1656, también conocido como el cúmulo de Coma. Juntas, conformaban una Gran Muralla de más de 500 millones de años luz de longitud situada a unos 400 millones de años luz de distancia. Hoy vamos a ver otro grupo de galaxias que forman parte de esta enorme estructura, un cúmulo denominado Abell 2199 que también se encuentra en Hércules.

Foto Abell 2199.JPG

Lo conforman más de 200 galaxias, entre las que destaca, en el centro, NGC 6166, una supergigante elíptica de tipo cD. Este tipo de galaxias, si recordamos a otras como M87 o IC 1101, se han formado a raíz de múltiples interacciones y ocupan el centro de grandes cúmulos, un lugar privilegiado para ir canibalizando a las menores componentes. NGC 6166 fue descubierta por William Herschel en 1791 y presenta en su interior 4 regiones más brillantes que podrían simular una galaxia de 4 núcleos. Sin embargo, sólo una de esas regiones es el centro de NGC 6166, siendo las otras tres el núcleo de otras tantas galaxias que se encuentran más alejadas, aparentemente unidas por efecto de perspectiva (podemos decirlo con seguridad estudiando el desplazamiento al rojo de cada una, que es claramente diferente). NGC 6166 es una enorme aglomeración de estrellas que ocupa unos 225 mil años luz de diámetro, casi el doble que nuestra propia galaxia. Se encuentra rodeada por un número extremadamente alto de cúmulos globulares: se había estimado su número entre 6.000 y 22.000, aunque un estudio de 2016 sugiere que podríamos estar hablando de más de 39.000 globulares, algo verdaderamente apabullante, aunque es lo que tiene haberse tragado tantas galaxias, cada de las cuales tenía su propio sistema de cúmulos. NGC 6166 es rica en gas y polvo, algo que no concuerda bien con la imagen de una típica galaxia elíptica. En su interior reside un agujero negro supermasivo con una masa equivalente a mil millones de masas solares, dejando al de nuestra Vía Láctea en pañales (tiene tan sólo 6 millones de masas solares). Una gran cantidad de gas frío cae en torno al agujero negro, alcanzando temperaturas tan altas que NGC 6166 se convierte en un potente faro emisor de rayos X.

Abell 2199.png

Aproveché para observar Abell 2199 cuando estuve en el Moral, haciendo uso del Dobson de 40 cm bajo unos cielos más que decentes. NGC 6166, la principal galaxia, destaca conforme nos asomamos al ocular como una nube redondeada con cierta elongación, de bordes extremadamente difusos que se van perdiendo a medida que se alejan de la zona central más brillante. Otras dos galaxias, de magnitud 15, brillan conformando un triángulo con NGC 6166: son PGC 58233 y PGC 58245. Al lado de NGC 6166, PGC 58262  brilla con magnitud 14.8, y una diminuta PGC 58261 apenas se deja ver con magnitud 16. PGC 58277 es una galaxia de mayor tamaño que se encuentra flanqueada por otras dos. Al telescopio pude apreciarla como una mancha alargada, cerca de otra galaxia llamada PGC 58279, de magnitud 15.9. La mayor parte de estas galaxias no son más que un fantasmagórico y lejano borrón difuso, ¡pero vaya si es lejano! Impresiona poder vislumbrar el centro de una de estas grandes estructuras, más aún sabiendo que forma parte de algo mucho mayor.

Abell 2199 detalles

Contacto en el Boyero (Arp 90)

Seguimos nuestro periplo por la aparentemente desierta constelación del Boyero, si bien vamos tomando conciencia de que entre sus estrellas se esconde un buen número de tesoros. Hoy le toca el turno a una bonita pareja de galaxias que están interaccionando entre sí:

Foto NGC 5929

Nos referimos a NGC 5929 y NGC 5930, también conocidas como Arp 90, ocupando una posición en este último catálogo dedicada a las galaxias espirales con una compañera de alto brillo superficial. A unos 130 millones de años luz, NGC 5930 es la principal componente del par, una galaxia espiral clasificada como barrada, si bien en las pocas fotografías de larga exposición no consigo distinguir ninguna estructura similar a una barra. Se puede apreciar un núcleo pequeño y redondeado, brillante, a cuyo alrededor se arremolinan dos gruesos y difusos brazos en espiral. No se aprecian grandes áreas de formación estelar y su color, pálido y nacarado, es el propio de aquellas galaxias que han perdido un gran número de estrellas. Junto a ella se aprecia otra galaxia, NGC 5929, redondeada y de similar textura, que podría definirse como elíptica o lenticular. Se encuentra en aparente contacto con uno de los brazos de NGC 5930, como si un puente curvado uniera las dos galaxias. Es una galaxia de tipo Seyfert 2 en cuyo núcleo habita un agujero negro supermasivo, que desempeñará un papel importante en el resultado final de esta fusión intergaláctica. En la imagen anterior podemos apreciar una galaxia bien diferente, en la esquina izquierda superior. Se trata de UGC 09857, una galaxia de tipo irregular que se encuentra algo más cerca, a unos 110 millones de años luz. Queda patente desde un primer momento su color azulado, debido seguramente a una gran proliferación estelar, típica de este tipo de galaxias. Quizá sea el resultado de una anterior colisión con Arp 90 la que estimulara dicho brote estelar, quizá tenga sus propios motivos… Sea como sea, podemos olvidarnos de observarla con un telescopio convencional.

NGC 5930, la más brillante de las dos, tiene una magnitud de 12.2, alcanzando unas dimensiones de 1.8 minutos de arco en su eje menor (aproximadamente la mitad de anchura). NGC 5929 apenas alcanza la magnitud 14, pero su pequeño tamaño hará que no sea tan difícil de observar. NGC 5930, con el Dobson de 40 cm, se aprecia sin grandes dificultades como una mancha brillante y redonda, pequeña. Una vez que la vista se adapta a la oscuridad no es difícil entender que esa zona redondeada es la región más interna, apareciendo a ambos lados una nubosidad alargada que corresponde con el disco galáctico. Distinguir sus brazos queda fuera del alcance del telescopio, aunque poder ver, casi en contacto directo, a NGC 5929 añade un atractivo muy interesante a la vista. Ésta pequeña galaxia es una diminuta mota de polvo difuminada y sin detalle alguno, con forma relativamente redondeada; sin embargo, si sabemos lo que realmente estamos viendo, conseguirá que nos quedemos pegados al ocular un buen rato.

NGC 5929

Falsa unión en Boyero (NGC 5857 y NGC 5859)

Boyero no es una constelación que se caracterice por un gran despliegue de objetos de cielo profundo, aunque podemos sorprendernos si indagamos un poco entre sus estrellas. Hoy vamos a hablar de dos galaxias que parecen tocarse, si bien en realidad se encuentran más alejadas entre sí:

Foto NGC 5857

Adam Block/Mount Lemmon SkyCenter/University of Arizona

NGC 5859 es la principal galaxia, mientras que NGC 5857 es la más pequeña de las dos. Ambas fueron descubiertas por William Herschel en 1788, y el desplazamiento al rojo las sitúa a unos 220 millones de años luz. Sin embargo, nuevas mediciones parecen situar a NGC 5859 algo más cerca, de manera que su aparente cercanía no sería más que un efecto de perspectiva. En efecto, no encontramos en estos objetos signos indirectos de estar interaccionando entre sí. NGC 5859 ha sido considerada clásicamente una espiral barrada, si bien dicha barra no se aprecia en fotografías actuales: supongo que el error se debe a que la zona central de la galaxia presenta una forma alargada que podría parecer una barra similar a la de NGC 672. Dos grandes brazos salen desde el núcleo brillante arremolinándose de manera pronunciada, con algunas regiones HII salpicadas aquí y allá. Su tamaño se estima en unos 120.000 años luz, bastante cerca de las dimensiones de nuestra propia galaxia. NGC 5857 es algo más pequeña, estimándose su diámetro de unos 100.000 años luz, y es otra galaxia espiral con halo extenso y difuso que podría ser indicativo de alguna pasada interacción. Lo que más llama mi atención de las fotografías de larga exposición es una mancha azulada cercana al núcleo que debe corresponder a una enorme región de formación estelar.

Visualmente tenemos que tener en cuenta que estas galaxias son débiles, con magnitudes de  12.5 y 13.1, y tienen un bajo brillo superficial. NGC 5859 alcanza los 3 minutos de arco en su eje mayor, apareciendo como una mancha alargada con una barra central más luminosa, entendiendo el motivo de su clasificación como espiral barrada. NGC 5857 es apenas una nube difusa y más pequeña que necesita visión lateral para verla con mayor facilidad. Aparece ligeramente elongada, de apenas un minuto de arco en su eje mayor. Es difícil ver estas dos galaxias y pensar que no están unidas por la gravedad.

NGC 5857