Un millar de luciérnagas (Omega Centauri)

La mayor parte de las maravillas que guarda el cielo austral permanecen ajenas a los observadores del hemisferio norte en espera de exóticos viajes a las tierras del sur. No obstante, algunos de sus principales objetos nos desafían a sumergirnos en las profundidades de nuestra atmósfera, casi rozando el horizonte, para poder disfrutarlos, aunque sea superficialmente. En las noches de primavera podemos mirar al sureste del Cuervo, ya en la constelación del Centauro, y si la noche es oscura puede que notemos una débil estrella que se nos muestra, usando visión indirecta, con cierto aspecto difuso. Uno no podría asegurar si es una estrella o una nebulosa, pero lo cierto es que cualquier astrónomo que lo vea notará un cosquilleo de emoción, sabedor de su verdadera naturaleza. El cúmulo Omega Centauri es, sin duda, uno de los objetos más notables y espectaculares que podemos observar, y el simple hecho de adivinarlo a simple vista ya es suficiente como para buscar el horizonte sur más bajo que podamos encontrar.

Esta inmensa aglomeración de estrellas merece una presentación acorde con su magnificencia. El nombre proviene del siglo XVII, cuando Bayer lo catalogó como tal, pero se conocía como una estrella más desde hacía más de dos mil años (de hecho, Ptolomeo ya la menciona en su Almagesto). No es hasta 1677 cuando Edmund Halley (el del cometa) aprecia que no es una estrella, sino que por su rudimentario instrumento lo ve como una nebulosa, al igual que Lacaille en 1755. Posteriormente, James Dunlop y Herschel descubrieron que era un cúmulo poblado por innumerables estrellas, el mayor de los conocidos hasta el momento. Omega Centauri, o NGC 5139, es el cúmulo globular más brillante, con una magnitud de 3.9, y el segundo más cercano. Se encuentra a una distancia estimada entre 15.000 y 18.000 años luz, tan sólo superado por NGC 6397 en Ara y M4 en Escorpio, a poco más de 7.000 años luz. El único globular que rivaliza con Omega Centauri es 47 Tucanae, fuera de las posibilidades de observación para aficionados del hemisferio norte. M13 o M3, a su lado, parecen extraordinariamente pequeños, ya que Omega Centauri tiene un diámetro que supera el grado de arco, aunque visualmente se nos aparezca de menor tamaño. Tiene una densidad tan elevada que sus estrellas están separadas por la décima parte de un año luz en sus regiones internas. Para hacernos una idea, basta saber que Próxima Centauri está situada a unos 4 años luz de nuestro Sol. En un cubo con aristas de 4 años luz de diámetro cabrían, teniendo en cuenta la densidad del cúmulo, la friolera de 64.000 estrellas, un número que nos parece totalmente exagerado pero que es la realidad de esta abarrotada familia.

Foto NGC 5139.jpg

No sólo es de los más cercanos, sino que además es el más grande, con lo cual su fama es bien merecida. Alcanza casi 300 años luz de diámetro y está formado por unas 5 millones de estrellas, amarillentas y rojizas en su mayoría, y aquí viene a colación un dato interesante que trae de cabeza a la comunidad científica. La edad del cúmulo se estima en unos 12.000 millones de años (cerca de la edad total del universo), pero en él distinguimos dos poblaciones estelares distintas, con un porcentaje importante de ellas relativamente jóvenes. Los cúmulos globulares son, por lo general, fósiles estelares, una muestra de la población primigenia de la galaxia que no ha sufrido grandes cambios durante su vida, ajenas a la dinámica de regiones internas de la Vía Láctea. Sin embargo, en Omega Centauri encontramos estrellas jóvenes que rompen esa tónica. La explicación que se viene dando desde hace tiempo es que Omega Centauri no es un cúmulo globular como tal, sino el núcleo de una galaxia enana que en los últimos millones de años ha ido perdiendo su halo por la influencia de nuestra propia galaxia, que la ha ido despojando de sus estrellas. Según esta teoría, por tanto, estaríamos ante los restos de una galaxia satélite, lo cual explicaría por qué es 10 veces mayor que la mayoría de los cúmulos globulares conocidos. Recientemente, un nuevo descubrimiento apoya esta hipótesis.

Foto NGC 5139 centro.jpg

En 2008 el telescopio Hubble y el observatorio Gemini (pertenecientes a la NASA y ESA, respectivamente), detectaron que las estrellas centrales de Omega Centauri se movían a velocidades inusualmente elevadas y en direcciones que rompían las reglas físicas establecidas, en contra del sentido de giro del cúmulo. Los resultados de esta peculiar dinámica eran congruentes con la presencia de un objeto altamente masivo que producía la aceleración de las estrellas cercanas, y este objeto resultó ser un agujero negro con una masa de 40.000 soles, el segundo agujero negro de masa intermedia que se conoce (el primero fue G1 en M31). La presencia de un agujero negro tan denso apoya firmemente la hipótesis de que Omega Centauri es el remanente del núcleo de una galaxia enana, cambiando entonces nuestra percepción de este exótico objeto. Tenemos que asumir, por tanto, que tenemos un nuevo compañero en nuestra vecindad.

Ya sea el más increíble de los cúmulos globulares o el núcleo de una galaxia, Omega Centauri merece todo el esfuerzo que podamos dedicar para intentar, aunque sea, atisbarlo. Como anunciábamos al principio, es reconocible a simple vista como una estrella desenfocada, más evidente con visión lateral. El efecto es precisamente similar al que produce M13 en Hércules, una minúscula mancha difusa que aparece y desaparece ante nuestros ojos, pero mucho más brillante en el caso que nos ocupa. De hecho, era más que evidente con mirada periférica a pesar de elevarse tan sólo 5 grados del horizonte, casi rozando la copa de lejanos árboles. Con prismáticos la imagen es muy interesante, apareciendo como una densa bola nebulosa, de alto brillo superficial y perfectamente redondeada. Las turbulencias de la atmósfera me impidieron distinguir estrellas individuales, pero a pesar de ello el efecto era extraordinario. Es al mirar por el telescopio cuando la imagen parece sacada una fotografía. Conviene usar bajos aumentos para que el cúmulo entre en el campo de visión al completo. En mi caso, usé el Hypperion de 13 mm, que me proporciona unos 30 minutos de campo aparente. La primera vez que lo vi no pude evitar soltar una exclamación, nunca había visto nada igual. Una esfera de estrellas se disponía ocupando casi todo el campo, una esfera perfectamente homogénea formada por tantos puntos que sería totalmente imposible contarlos. Cien, doscientos, mil… Me llamó la atención que no había un gradiente marcado entre el centro y la periferia. En lugar de eso, la mayoría de las estrellas poseían un brillo similar, de manera que no había ninguna que destacara de manera importante sobre el resto. Era como ver un enjambre de luciérnagas volando en formación perfecta. No había estrellas especialmente brillantes (la mayor parte presenta magnitud por encima de 12), pero el conjunto de todas ellas hacían de Omega Centauri uno de los objetos más impresionantes que he visto. Mayores aumentos sumergen en la miríada de estrellas que lo componen, dando la sensación de bucear por un cielo tan cargado de luceros que parece a punto de derrumbarse.

NGC 5139

Es en esos momentos, con el telescopio totalmente en horizontal, cuando somos conscientes de la cantidad de cielo que nos queda por descubrir, de las maravillas que se esconden en los rincones más insospechados. El lado alentador es que, a pesar de ello, tenemos la vida por delante para intentarlo.

El exótico sueño de una noche de invierno (NGC 5128)

En la última entrada hablábamos de NGC 4038 y NGC 4039, dos galaxias en plena colisión en Corvus. Hoy el protagonista es el resultado de una colisión entre galaxias, la última fase de esta interacción de proporciones colosales. Pensaba hablar de NGC 5128, también llamada Centaurus A, unas semanas después, pero la repentina aparición de una supernova hace dos días, exactamente cuando la vi a través de mi telescopio, me ha animado a adelantar su publicación.

Foto NGC 5128 grande.jpg

Con unos 60.000 años luz de diámetro, NGC 5128 es lugar de residencia de más de un trillón de estrellas, cantidad desmesurada si la comparamos con las 400.000 de nuestra Vía Láctea. Forma parte de un grupo de galaxias presidido por ella misma y por M83, y a su vez pertenece, al igual que nuestro Grupo Local, al Supercúmulo de Virgo. Fue descubierta en 1826 por el escocés James Dunlop Foto NGC 5128 Dunlop(e inmortalizada en un dibujo), y podemos entender su asombro al catalogarla como una “nebulosa doble”, idea que se mantuvo hasta bien entrado el siglo XX.

NGC 5128 se sitúa a una distancia entre 10 y 15 millones de años luz de nosotros (según los últimos estudios más cerca de los 13 millones). Es una galaxia que ha traído de cabeza a los astrónomos por sus peculiares características morfológicas. Denominada también Caldwell 77 y Arp 153, esta galaxia es la representación de un acto de canibalismo cazado in fraganti. La principal componente es una gran galaxia elíptica (aunque hay cierta discrepancia, con algunos defensores que la catalogan como lenticular) y la que ha servido de alimento es una galaxia espiral que se halla inmersa en su interior. No podemos verla directamente, pero podemos contemplar todo lo que ha formado a su paso. Tras la colisión, que comenzó hace entre 200 y 700 millones de años, se ha producido una enorme proliferación estelar en todos los rincones, siendo más evidente en las regiones centrales, donde podemos observar una banda oscura que divide en dos a NGC 5128, formada por partículas de polvo y gas frío. Esta banda es otra muestra de la violenta conjunción galáctica. En la siguiente imagen podemos contemplar cómo se encuentra poblada por cúmulos y grandes nebulosas, regiones HII en las que se están gestando estrellas.

Foto NGC 5128 centro

NGC 5128 esconde, en su núcleo, un agujero negro supermasivo con una masa que se estima entre 100 millones y 1.000 millones de soles, condensada en un tamaño tan minúsculo como nuestro sistema solar. A su alrededor la materia va girando cada vez más rápido a medida que las partículas son atraídas por él, formando un disco de acreción, y cuando están lo suficientemente cerca son despedidas por los polos a velocidades ingentes, alcanzando en algunos puntos la mitad de la velocidad de la luz. Estos jets bipolares se alejan rápidamente del núcleo alcanzando una distancia de hasta 800.000 años luz. A su paso calientan la materia y producen una gran cantidad de rayos X y ondas de radio, convirtiendo a Centaurus A en una de las fuentes de ondas de radio más cercanas a nuestra galaxia. En esta fotografía, obtenida en rayos X, destaca uno de los jets que salen del agujero negro, en el centro, así como múltiples puntos brillantes que corresponden a estrellas de neutrones o pequeños agujeros negros de masa estelar que pueblan la zona central.

Foto NGC 5128 jet

En 1986 fue condecorada con la presencia de una supernova, y hace dos días, el 8 de febrero, se descubrió una segunda supernova de tipo II, denominada SN2016adj. Este tipo de supernovas se forman cuando el núcleo de la estrella contiene mayoritariamente hierro y níquel, elementos que, lejos de producir energía, necesitan un aporte extra de energía para su fusión. Debido a ello, la estrella pierde la fuerza que la mantenía estable, y la gravedad no encuentra obstáculo alguno, de manera que toda su materia comienza a colapsar hasta el punto de destrozar los electrones de su núcleo, que comienza a emitir fotones altamente energéticos, llevando consigo una explosión de magnitud colosal. SN2016adj ha tenido lugar junto a una brillante estrella en la banda oscura central, y en un primer momento se le estimó una magnitud de 15.2. Sin duda esa gran explosión supondrá un nuevo empuje para la formación estrellas, reanudando el ciclo infinito de los cielos.

Observé NGC 5128 en una fría noche de febrero desde los cielos oscuros de Sierra Nevada, en Granada, a 2.500 metros de altura. Una capa de oscuras nubes bajas tapaba la ciudad, haciéndola totalmente invisible desde la montaña. A las 5 de la madrugada la galaxia debía alcanzar su punto más alto, así que me dispuse a buscarla, luchando contra un fuerte viento que no daba tregua. Era la primera vez iba a verla, así que notaba por dentro esa emocionante tensión de “la primera vez”. Sonreí cuando pude apreciarla sin ningún problema en el buscador, casi lindando con la cima del Veleta. Puse la vista tras el ocular y ahí estaba, esa increíble mancha blanquecina, redondeada, con la oscura barra central que la dividía en dos partes perfectamente diferenciadas. Intentando controlar la respiración, me dediqué a absorber con la mirada cada uno de esos fotones que alcanzaban mi retina, maravillado por poder contemplar un objeto que nunca había pensado ver desde mi latitud. Siempre había visto NGC 5128 en los libros, en fotografías, pero en ese momento era real… Decidí subir los aumentos. La atmósfera no me permitía enfocar con precisión, y de hecho las estrellas aparecían como pequeñas bolas engrosadas, pero aun así contemplé la galaxia con 214 aumentos, entre turbulencia y turbulencia. Ocupando la mitad del ocular, me centré en la barra oscura, notando que no era, ni mucho menos, totalmente recta. Describía una pequeña curva en su lado izquierdo, abarcando a una pequeña estrella, para ensancharse después progresivamente hacia el exterior. No podía imaginar que justo al lado de esa débil estrella ya podía verse la recién formada supernova, aunque estando tan baja en el horizonte me habría resultado totalmente imposible distinguirla. Desde una latitud más baja, sin duda, sería posible cazarla con un telescopio de 12 pulgadas, siempre que el cielo fuera lo suficientemente oscuro.

NGC 5128

Reticente, me despedí de la galaxia del Centauro con la sensación de haber cumplido un sueño (y no uno pequeño), con el deseo renovado de viajar a regiones más sureñas para poder contemplarla en condiciones y hacer justicia al espectáculo que nos ofrece. Luego me dispuse a buscar el cúmulo globular Omega Centauri, 4 grados más al sur, pero esa es otra historia…