Retorno a NGC 6888

Las vacaciones van llegando y con ello la falta de tiempo para publicar, de hecho ésta será la penúltima entrada antes de irme de viaje, ya volveré con las pilas cargadas. Hoy os comparto también una actualización, dibujando de nuevo un objeto apasionante como es NGC 6888.

28825146234_48197c1139_o.jpg

Imagen tomada por Miguel Barrero (Miguelyx) 

La vez anterior lo dibujé desde mi terraza en el Barrio de Monachil, mientras que hace un mes lo hice desde un cielo oscuro con un C11. Hoy le toca el turno a este objeto con el Dobson de 30 cm y desde un cielo ejemplar, con todo el tiempo del mundo para disfrutarlo. Es evidente lo necesario que se hace en esta afición ir a un lugar alejado de la contaminación para disfrutar plenamente. En el primer enlace podéis leer el anterior artículo sobre NGC 6888, y en el segundo la actualización con la observación con el C11. Os adjunto también, con un poco de vergüenza, el primer dibujo que realicé de la nebulosa, siendo también una de mis primeras incursiones en el dibujo astronómico:

-Entrada de NGC 6888 a través de un Dobson 12” en entorno suburbano.

-Entrada de NGC 6888 a través de un C11 en cielo rural.

NGC 6888.jpg

NGC 6888 es, recordemos, la nebulosa que ha formado una estrella Wolf-Rayet, situada en la constelación del Cisne. Es una estrella masiva que está perdiendo masa a gran velocidad, generando vientos del orden de miles de kilómetros por hora que producen la expansión del gas que la rodea. En el caso de NGC 6888 esta onda expansiva se ha encontrado, a su vez, con otras masas gaseosas, creando la curiosa forma que podemos apreciar al telescopio. Es un objeto que gana enormemente con un filtro, ya sea un OIII o un UHC. En mi caso, bajo un cielo oscuro, prefiero el UHC, ya que no “se come” tantas estrellas como el OIII. La característica forma de letra “M” ya nos tal, sino que se cierra con facilidad el círculo formado por la envoltura, con zonas más densas que otras. El interior aparecía relleno, a su vez, por más nebulosidad, débil, más evidente con visión periférica. Sin embargo, donde realmente noté la mejoría en cuanto al cielo y al tiempo empleado, fue al percibir una pequeña nube en la región izquierda, cerca del borde, tan débil que desaparecía rápidamente en cuestión de segundos. Dudé de mí mismo, pero tras cerciorarme de que podía distinguirla sin mayores problemas la plasmé en el dibujo para comprobar, a posteriori, que es realmente una zona más densa en la que el gas se arremolina. Ese detalle, junto con todas las estrellas que salpimentan el fondo de la nebulosa, hacen que una noche estrellada merezca la pena.

NGC 6888.2.png

3 Respuestas a “Retorno a NGC 6888

  1. Hola Miguel,

    Unos dibujos de la Crescent realmente buenos en especial el ultimo. Tienes suerte de poder ver objetos de cielo profundo aunque no sea de tanta calidad como en un sitio oscuro en la propia terraza, yo en cambio no puedo aspirar a mas, objetos del sistema solar.

    Felicidades por el boceto y la web en general, estas haciendo un buen trabajo.

    Un saludo.
    Roberto.R.G

    Me gusta

  2. Muchas gracias Roberto, estoy de acuerdo, no puedo quejarme de los cielos que tengo en la terraza, aunque la verdad es que cada vez observo menos desde ellos, uno se va acostumbrando a coger el coche para ir sitios oscuros. Un saludo y muchas gracias de nuevo.

    Me gusta

  3. Pingback: Rarezas en Sagitario (NGC 6822 y NGC 6818) | El nido del astrónomo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s