Gélida Vía Láctea (Sh2-301 y NGC 2362)

La zona del Can Mayor es el equivalente invernal, podríamos decir, a la zona de Sagitario en cuanto a visibilidad de la Vía Láctea, ya que ambas se encuentran bañadas por los brazos de nuestra galaxia (la gran diferencia es que Sagitario apunta hacia el centro de la misma, con lo cual su brillo es intrínsecamente mayor). Esto significa que toda la región que rodea a Sirio, llegando hasta Orión, es especialmente rica en cúmulos y nebulosas, encontrando una inmensa cantidad de ellos allá donde pongamos el ojo. Ya hemos visto algunas de las maravillas de esta zona, como pueden ser M46 o NGC 2359, el Casco de Thor. Hoy le toca el turno a una zona al sur de Sirio, una región rica en estrellas que guarda muchos objetos interesantes.

Foto Sh2-301.jpg

El primero de ellos es Sharpless 2-301, una gran región HII, rica en hidrógeno ionizado, en la que se están formando estrellas de la misma manera que ocurre en M8 o M42. El gas, a medida que se enfría, se va condensando, y la gravedad hace el resto. El catálogo Sharpless es un conjunto de 313 regiones HII que Stewart Sharpless publicó en 1959 a raíz de fotografías del Observatorio Palomar. Suelen ser objetos vistosos en fotografías de alta resolución, si bien al telescopio sólo unos pocos son especialmente llamativos.

Sharpless 2-301 es una nebulosa difusa de unos 8 minutos de diámetro. Con mi telescopio pude apreciarla, a bajos aumentos, como una leve neblina que se hacía más patente al vibrar la imagen. A 65 aumentos, con el filtro UHC la imagen mejoró considerablemente, pudiendo delimitar algo mejor la imagen tan difusa. Aprecié cierta forma ovalada, alrededor de una decena de estrellas de variado brillo, así como otra condensación un poco más marcada alrededor de otra estrella brillante, a unos pocos minutos de la anterior. En observaciones realizadas con mayor abertura, o bajo mejores cielos, se pueden apreciar tres prolongaciones a modo de colas de cometa, que parten de un mismo punto. Con mi Dobson de 30 cm no pude distinguir una forma especialmente característica, si bien la visión de estas nebulosas siempre es altamente sugestiva.

Sharpless 2 301

El otro objeto es mucho más llamativo y no necesita de visión lateral ni importantes esfuerzos observacionales. Nos referimos a NGC 2362, el cúmulo abierto que engloba a la estrella Tau del Can Mayor. Es una estrella situada por debajo de Sirio, de magnitud 4.39 y tipo espectral O8, y, por lo tanto, muy joven. De hecho al cúmulo se le calculan unos 5 millones de años de edad, ante lo cual impresiona la ausencia de una envoltura gaseosa llamativa, restos de la materia que generó las estrellas. Recientemente se ha detectado una débil nebulosidad a su alrededor, bastante más extensa, que probablemente se haya diseminado a raíz de los fuertes vientos provocados por las estrellas.

NGC 2362

NGC 2362 se encuentra a unos 5.000 años luz y se compone de unas 60 estrellas de la misma generación. Ya se puede apreciar al apuntar con el buscador a Tau Canis Majoris, como un pequeño batiburrillo de estrellas rodeando a la brillante estrella. Al ocular la imagen es muy atractiva, apareciendo como unas 40 estrellas dispuestas alrededor del astro central y que adquieren una disposición triangular, con los vértices estirados. Las estrellas más brillantes, diez de ellas, forman este triángulo, mientras que una veintena de componentes menores pululan por su interior, llamando poderosamente la atención. Una visión más atenta revela, además, que Tau Canis Majoris es en realidad una estrella múltiple, pues dos estrellas más débiles casi parecen tocarla. Se encuentran a 8.6 y a 14 segundos respectivamente, situadas hacia el Oeste. No hay posible confusión, ya que su cercanía las diferencia totalmente del resto de estrellas del cúmulo. La estrella, además, tiene otros dos componentes a 0.1 segundos de distancia, ya fuera del alcance de telescopios de aficionado. La lista de objetos por estos lares es interminable, y sin duda volveremos con un buen arsenal de objetivos.

Una respuesta a “Gélida Vía Láctea (Sh2-301 y NGC 2362)

  1. Pingback: De dobles va la cosa | El nido del astrónomo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s