A orillas del abismo (NGC 6503)

Ya hemos hablado previamente del Grupo Local, el conjunto de galaxias con el que compartimos nuestro espacio en el cosmos. Recientemente se nos puede englobar en otra estructura denominada, en inglés, “Local Sheet”, que viene a significar “Hoja local”. Esta agrupación engloba a un número de galaxias que se disponen en un espacio de unos 46 millones de años luz y tan sólo 1.5 millones de años luz de grosor, de ahí su mención como hoja. Lo que más nos interesa ahora mismo es que esta hoja galáctica marca el borde de una región rica en galaxias y se abre a un extenso vacío, conocido como el Vacío Local, en el que el número de galaxias es mínimo y se extiende a través de unos 200 millones de años luz. Es un mar oscuro, un páramo yermo que parece haberse producido por acción de la gravedad que, al unir a las principales galaxias, deja estos huecos entre ellas. Si da vértigo pensar que entre nuestro sol y la estrella más cercana nos separan 4.2 años luz de distancia, imaginar estos 200 millones de años luz de oscuridad puede llegar a estar fuera del alcance de nuestra imaginación.

Foto 6503.jpgSin embargo, no está totalmente vacío. Pequeñas galaxias sobreviven en esta región, y NGC 6503 es un buen ejemplo de ellas. Se encuentra a 17 millones de años luz, en el borde de este inmenso Vacío, y es una galaxia espiral enana que mide unos 30.000 años luz. Desde nuestra posición la vemos con una inclinación del 19%, por lo que sus brazos quedan relativamente poco visibles. Es una galaxia Seyfert, con un núcleo activo y considerado de tipo LINER, lo cual hace referencia a la probable presencia de un agujero negro en su interior que provoca la emisión de energía en diferentes longitudes de onda. Sin embargo, a juzgar por las emisiones, el agujero no debe disponer de una gran cantidad de estrellas para “echarse a la boca”, siendo considerada NGC 6503 una galaxia de bajo brote estelar en su centro, aunque en las zonas más periféricas podemos ver en las fotografías regiones HII de formación estelar.

Para buscarla tenemos que ir a la constelación del Dragón, que ocupa un área importante en el cielo y casi todos los meses podemos disfrutar de una gran porción suya. La zona nos resultará familiar, y es que se encuentra especialmente cerca de NGC 6543, la nebulosa del Ojo de Gato que ya vimos con anterioridad. Al mirar por el ocular, en una noche oscura con algo de humedad, agradecí enormemente el alto brillo de la galaxia, que adquiere una forma muy alargada, compartiendo campo con una brillante estrella cerca de uno de sus extremos. A 214 aumentos no perdía intensidad y el fondo se oscurecía más, componiendo una imagen espectacular. Otras pequeñas estrellas pululaban a su alrededor, aunque ninguna se atrevía a rozarla. Su núcleo era más brillante, ovalado y, por momentos, tras adaptar la vista completamente, me pareció ver el comienzo de un brazo en espiral. Tras descansar la vista volví para comprobar si continuaba allí y, efectivamente, una zona más brillante salía del núcleo y caminaba por su zona superior, la más cercana a la estrella principal.

NGC 6503

Cuando miremos al cielo en su busca y veamos la constelación de Draco, intentemos imaginar ese vacío inmenso a orillas del cual nos encontramos, para intentar conseguir, aunque sea de forma muy lejana, esa sensación que es una mezcla de vértigo y de inmensidad a la vez.

Una respuesta a “A orillas del abismo (NGC 6503)

  1. Pingback: Siluetas en la Osa Mayor (NGC 4605) | El nido del astrónomo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s